Etiquetado: cardenales

A 50 AÑOS DEL MONUMENTAL COLAPSO PHILLIE

filis ticket para ws 1964Por Andrés Pascual

El bochorno estatal de dimensión estratosférica inició el 21 de Septiembre de 1964. La caída de los Phillies de Filadelfia en la carrera por el pennat de la Nacional contra los Cardenales. El club de Bob Gibson, que respondió otra vez a su historia de luchadores “hasta después de muertos”, regresó con otra reacción igual a las que obligaron al fanático a reconocerlos como La PANDILLA DEL GASÓMETRO, apodo que se ganaron por el juego de Pepper Martin, Frisch, Medwick o los Dean desde 1934.

Sigue leyendo

Anuncios

EL DESASTRE MORAL DEFINITIVO DEL BEISBOL


CARDENALES 1942 DUGOUTPor Andrés Pascual

LO QUE FALTABA ¿Cómo no van a cabildear para que Pete Rose integre el Salón de la Fama? ¿Cómo se van a quedar fuera de lo que, ahora mismo, no es recinto solemne del beisbol ni la cabeza de un guanajo Bonds, A-Rod y cía, sino un burdel donde la prostitución la imponen publicamente a través de la Media? ¿Cómo no van a estar complacidos con la tiranía castrista en el Beisbol Organizado, si hasta un alto funcionario de las Ligas Menores (el Presidente), le propuso a la Liga Mexicana un acto delincuente de mayor cuantía, en nivel internacional, para violar el embargo?

Sigue leyendo

Un juego indigno de Serie Mundial

Por Andrés Pascual

Los
juegos como el de anoche entre San Luis y Texas, por lo general son buenos
para el fanático del ganador, para el que apostó o para ganar una discusión;

a fin de cuentas, ante situaciones como estas, solo importa la
victoria; pero, para el pasatiempo no, no es posible que uno de los peores
jamás jugados en el Clásico de Octubre sea considerable en el rango de “buen
beisbol”.

Sigue leyendo

Fieles a su historia

Por
Andrés Pascual
Fíjese que los Filis de Filadelfia, que se fundaron hace 128 años (1883),
son el club con más tiempo asentados en una ciudad sin cambiar el nombre
original; por eso, porque son una franquicia realmente veterana y tradicional,
con más penas que glorias para una fanaticada que no los abandona nunca y han
tenido motivos de sobra, pues nadie los iguala en juegos perdidos.

Sigue leyendo