EL DERBY DE JONRONES: MORRISON vs SÁNCHEZ

Por Andrés Pascual

Logan Morrison es un bateador zurdo de aceptable punch sin que asome la posibilidad de que se convierta en un artillerto de absoluto respeto por la cantidad de jonrones que produzca, pasó por los Marlins y dejó una estela de relativa decepción, porque no pudo o no supo contribuir a lo que esperaba de él una gerencia (nadie sabe qué esperaban), poco dada a mantener prospectos de interés ni jugadores hechos de calidad.

Como si fuera poco, el inicialista-jardinero dijo 3 ó 4 verdades alrededor de la piña loriana que le “enyerbaron el solar” y la estancia en el club, por su “lengua larga” lo estigmatizaron.

Los dueños como Jeffrey Loria son “dedócratas”, tiranos, destructores, carroñeros; a fin de cuentas, desde Morrison que habló hasta un mudo que no puede, está a riesgo de salir como “bola por tronera” del equipo.

En otra controversia, que abre grietas en la forma como seleccionaron a los bateadores que actuarán en el Derby-2017 (y en todos los otros), Morrison vuelve a la carga con otras verdades: Gary Sánchez “no debe estar en la competencia” y explica: “tiene 13 jonrones a estas alturas de la campaña…”, que sugiere que el tiene 24 y debiera estar.

Algo que no ha tenido en cuenta Logan Morrison es que Sánchez ha perdido bastante tiempo por lesiones, sin embargo, nadie puede asegurar que el catcher de los Yankees hubiera bateado 20, 24, 30 o 17 si hubiera podido actuar el calendario completo hasta ahora.

¿Por qué seleccionan a un bateador al Home Run Derby? Si se toma en consideración que el rey supremo del público americano del beisbol es el jonrón; a la vez, fanático de emociones fuertes como los palazos de recorrido infinito, no puede negarse que no solo la cantidad de jonrones se tenga en cuenta, sino el momento enervante de las conexiones de estos Polifemos: las distancias recorridas.

Después del Derby, el comentario general, tan importante como la cantidad del ganador, es la distancia recorrida por los batazos del propio triunfador, de otros de cantidades relativamente buenas, o el tablazo monstruoso de uno que fue eliminado en la primera vuelta y que fue su único disparo competitivo.

Hay algo más de interés, yo hubiera llevado a Logan Morrison, a pesar de que este ha sido su único ano con verguenza, con respecto a Sánchez, ni el actual puede considerarse de lujo todavía, porque está en su tercera temporada que tampoco podrá ser completa por los juegos que ha perdido.

Pero sería bueno que tanto Logan Morrison como cualquier otro tomen en cuenta que Sánchez es un gran prospecto de los Yankees de Nueva York; que todo el mundo está involucrado en tratar de sacar de la crisis de identidad que asfixia a los neoyorquinos, en hacerlos recuperar la moral, quiero decir que todo lo que ayude a los Mulos por su recuperación será hecho, porque un fly al catcher de Sánchez posiblemente interese más en instancias comprometidas, incluso popular, que un jonrón de 450 de Morrison si estuviera o de Sano que sí estará.

Porque, que no lo dude nadie, la caída de los Yankees significa la cesión del beisbol en muchos lugares del mundo y este negocio es muy grande y los Yankees definitorios para habilitarle credibilidad a Morrison contra Gary Sánchez ni si, como creo, la tenga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s