BEISBOL, RATINGS, TELEVISIÓN, MORAL Y SOCIEDAD

yankees logo liquidadoPor Andrés Pascual

La Serie Mundial entre Reales y Gigantes pudiera ser la de menos audiencia televisiva de la historia, los números de Fox son tan PREOCUPANTES COMO SOMBRÍOS.

En los anales del pasatiempo, y debe reconocerse así, el éxito de la disciplina ha tenido un nombre: los Yankees de Nueva York ¿Por qué? Porque fueron la única mercancía de valor de mercado del Beisbol Organizado; la única franquicia verdaderamente universal, que logró convertirse en el símbolo del deporte americano y del país

Los Yankees vendían sin ayuda… ¿No hay Mulos? No hay juego ni rating ni entusiasmo; por lo que se ve, muy pronto tampoco habrá Estados Unidos y a una nación como la que pretenden, los Yankees le son tan obsoletos y pelgrosos como la historia de los Padres Fundadores y la propia Constitución.

La desaparición del nombre famoso de la marquesina supera con creces el mero hecho de “días malos”, al modo mío de verlo, hay que adicionárselo a la lucha del liberalismo destructor contra la identidad nacional de Estados Unidos; con ligeras diferencias, lo que la tiranía castrista logró en Cuba, porque, remover la tradición a empujones, hay que entenderlo como propósito desleal, traidor y oportunista por intereses oscuros que, tal vez, deba leerse “entrelíneas”.

Observe que la baja tremenda y sostenida del ex deporte nacional ha tenido como contribuyentes de alto nivel la expansión, la agencia libre, el contrato multianual y otros detalles de interés, tal las huelgas; sin embargo, no ha sido el beisbol el deporte de importancia, en la deformación de la infancia y la juventud, por los malos ejemplos individuales dentro y fuera del terreno; a pesar de algunos episodios con estimulantes sicotrópicos o aquel intercambio famoso de esposas de hace más de 3 décadas.

En igual medida que se pierde el interés popular sobre el beisbol, se pierden los atletas negros del sector ¿Por qué?

Sin tratar de ofender a nadie, los negros no se “mudan” a la NFL por más dinero sus jugadores ni por más apasionante el deporte sus fanáticos, sino por la brutalidad que propone y acapara la actividad dentro y fuera del estadio; porque están representados en ese deporte en el grado exacto de violencia que viven.

El llamado fútbol americano es el reflejo de la sociedad americana de hoy, y eso no puede negarlo nadie; además, en el beisbol prevalecen reglas que maniatan algunas malas costumbres que tiene la NFL ¿Seguirá el deporte de Ruth los pasos del fútbol americano para sobrevivir? no lo dudo, pero, hasta hoy, los delitos morales, los actos de violencia con homicidios incluidos en que se ven envueltos con frecuencia los futbolistas, no existen en las Mayores todavía.

Entonces el beisbol va quedando para “los buenos”, para los NERDS, palabra que emplean para identificar a los tontos o desfasados.

La ausencia de los negros del beisbol, que merece más atención que el rating televisivo, porque es parte importante en la calidad del juego y afecta la tele-audiencia, no se toma en cuenta en ningún estudio sociológico ni se analiza como debe ser, por el miedo al dedo acusador de la media politizada y contuberniada: el calificativo racista está haciendo maravillas contra Estados Unidos como rejuego oportunista de corte político, hay tanto miedo por las partes que deben velar y contribuir a componer el ajiaco, que no vacilan en decir que Obama es el primer negro presidente, cuando en realidad es birracial, por lo que el primer “afro” (también parece “políticamente incorrecto” nombrar con esa raíz a la pareja presidencial”, sin color ni raza como no sea para culpar por los errores que comete a alguien) todavía no hace acto de presencia en la Casa Blanca.

Por supuesto, la grandes ligas de hoy no son la chancleta de lo que fueron, da la impresión de que los mercaderes que manejan el beisbol han tenido tanto interés en enriquecerse como en destruir este deporte.

Por lo que representa en la historia del país como elemento importante de su tradición y cultura, por lo que significa para el tronco de un árbol que intentan convertir en un miserable gajo trasplantable, el beisbol americano está en una encrucijada de la que, como quiera que se vea y por el incremento del antiamericanismo, no tiene escapatoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s