LEYLAND, LÁGRIMAS DE SEGUNDA VUELTA

leyland renuncia tigres

Por Andrés Pascual

Jim Leyland (foto) anunció que no regresará para el 2014 con Detroit, hubo lágrimas de segunda oportunidad, raro en quien conoce este tipo de sentimiento, porque lo había practicado con los Rockies de Colorado en 1999.

Un buen manager, de personalidad fuerte ante el jugador vago y apático, como aquel Bonds que trató de minimizarlo y el director le partió pa’rriba “carajo…”, porque lo hizo y contra quien le doy crédito de inmortal, a continuación el video del momento:

http://www.youtube.com/watch?v=P9DHA2dJ7uQ

Han considerado a Leyland y a Gene Lamont como resultado de la influencia de La Russa, es decir, como sus pupilos, sin embargo, el ex manager del Chicago (Lamont), fue un mediocre total y al que ganó con los Marlins le critican la forma cómo manejó el pitcheo durante parte de su carrera, al revés del “tampeño letrado”, que lo exaltan como inventor del relajo en que se convirtió el pitcheo por el uso indiscriminado del relevo enciende-fuegos, cuya única justificación es el desborde de nombres inútiles y poco eficientes de los staffs de los clubes, “que tienen que trabajar porque por algo se les paga”.

Leyland tuvo muy poco de La Russa y yo digo que nada, para mí fue mejor, pero el “pelú” que convirtió en Viet Nam el dugout del Oakland intrigando y dividiendo, que le informó a Canseco que estaba cambiado cuando el cubano esperaba turno, que le mandó “a dar el último palo a un emergente por Mc Gwire” y que nunca cuestionó a este jugador ni a Pujols por la producción rara de tiempo de guerra, está favorecido por la Media como nadie en los anales de la profesión con menos clase que muchos.

Cuando a Jim Leyland le dieron los Marlins de 1997, llamó a Rojas y, sin inmutarse, le dijo: “no tengo nada para ti, aquí te quedaste fuera de base…”, sin rodeos ni llantos ni excusas.

Yo creo que Leyland se va porque comprendió que con el Detroit no va a igualar a Sparky y al propio La Russa con una Serie Mundial ganada en cada liga, después de todo, ganó un anillo y dos campeonatos de la Liga Americana, además de 3 Managers del Año: 1990, 92 y 2006.

El Detroit no tiene estamina, extra de campeones de ediciones viejas de la franela, como para imponerse a ningún club del Viejo Circuito.

Este año cayeron estrepitosamente contra Boston, a pesar de la temporada de Miguel Cabrera, ni más ni menos que como siempre: grandes números y absoluta inefectividad a “la hora de los mameyes”.

En 22 campañas con un impasse de 7 sin dirigir, el piloto se retira por segunda vez con números ganadores: 1769-1728, para un % de .506.

Este individuo estará un día en Cooperstown, sus números y su personalidad lo favorecen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s