AIRES FÉTIDOS DE UN “CLASICO” EN DESCOMPOSICIÓN

canada_vs_mexico_pelea_beisbol

Por Andrés Pascual

A la falsa (Cuba jugó con sus profesionales de Estado) y pésima Serie Mundial de Beisbol Amateur en Quisquella en 1969, se le conoce como la del “YANKEES, GO HOME”, por el apoyo al equipo castrista de todo el pueblo dominicano, que se comportó agresivamente contra el joven equipo de colegiales americanos que representó a USA, bochornosa actitud que Buck Canel se encargó de censurar magistralmente en la prensa y provocó que Eddy Martin y Elio Menéndez lo llamaran “agente del Imperialismo” desde el Granma y el Juventud Rebelde castristas.

El shortstop de los Phillies, Jimmy Rollins, declaró que se sentía extranjero en su país por las muestras de rechazo y repudio que recibió el team americano durante sus primeros juegos de este mal llamado clásico, específicamente contra México (foto de la cámara húngara contra Canadá), que, por lo que se ve, tienen como único objetivo ganarle a Estados Unidos y, después, “el diluvio”.

Esa fue siempre la encomienda principal del equipo castrista, reafirmada cuando, a mediados de los 80’s, el ejército del dictador en el beisbol jugó un torneo de exhibición amateur en Venezuela que ganaron, pero perdieron contra los americanos y, al llegar a Cuba, no fueron recibidos oficialmente, por lo que, cuando el manager Jorge Fuentes preguntó la razón del gesto de rechazo, le dijeron que sí, que había ganado, pero, como perdieron ante USA, era igual que si hubieran perdido…

Todo lo anterior, multiplicado por 100 en los últimos años, es un reflejo del tremendo complejo hispano ante el “yankee enemigo”, que no los deja vivir con la tranquilidad que hace falta para pensar con cordura, cuyo extremo es la organización en peligrosos grupos con nombres como la Raza, manejados por comunistas, castristas o por liberales de intención comunista con fachada mexicano-boricua, que justifican su agresión bajo exigencias de legalización o con acusaciones de acontecimientos ya lejanos como la invasión a Dominicana o el desquiciado “todos somos inmigrantes”.

Un narrador hispano de ESPN deportes, refiriéndose a un pitcher cubano de España, dijo que “como todos los lanzadores de esa Isla, posee un caudal tremendo de envíos o amplio repertorio” ¿Desde cuándo? Este señor no sabe que, desde la era Servio Borges (a partir de 1969), el axioma principal de aquel pitcheo ha sido: “el cambio de velocidad no hace falta…” ¿Cuál es la razón por la que estos individuos se ponen tan frecuentemente en ridículo ante el asunto cubano? Indudablemente, lo político les aplasta la autoestima.

Edwin Rodríguez le ganó a Luis Sojo 6-3 contra los pronósticos, menos el mío, que siempre pensé que, si el manager boricua lograba un equipo decente, había que tener cuidado, lo que quedó demostrado, por lo menos, en los dos primeros juegos.

Con lo otro que encaminé mi opinión fue con que Venezuela no es corajuda en el juego, se achican ante lo que pudiera pasar y eso que no viven en Cuba ni, por ahora, se les puede castigar si pierden como se estila en la Isla cautiva.

Miguel Cabrera pasa mucho trabajo para batear en series cortas, sin embargo, también hay que tomar en cuenta que ese evento, “para el que todos querían jugar”, le pasó la cuenta a los suramericanos, porque no están en forma y porque son peloteros regulares, incluso estrellas en Grandes Ligas, a los que, observar en la pizarra cómo se les acerca una derrota, los desmoraliza más y eso, que estoy cansado de decirlo, es el único resultado individual y colectivo por asistir: la desmoralización del bigleaguer. Tan golpeado como los venezolanos por la baja forma competitiva está el equipo Americano.

¿Por qué Puerto Rico no se ha comportado así? Bueno, porque no ha sido considerado favorito, incluso han perdido jugadores por lesiones que estaban en rango de regulares, además, históricamente, los boricuas, que saben jugar, juegan a matarse, con pasión e intención ganadora. Italia, con muchos americanos en el róster, está en la misma situación que los paisanos de Clemente, por eso han sido son peligrosos.

La selección de Naciones Unidas cayó 3-6 ante Dominicana, pusieron malo el noveno, pero no fue suficiente para ganarle a Rodney.

Haría falta saber cuántos españoles vieron el juego por televisión, incluso cuántos saben que un equipo de hispano-americanos blancos y negros, enfundados en jerseys con el nombre de España, juega en lo que se han dado en llamar con malicia frecuente EL CLÁSICO MUNDIAL DE BEISBOL.

Parece que Japón no subirá al podio, no es más que un equipito, a pesar de su patriotería y todo ese lastre que, como a Cuba, aunque con arista diferente (los antillanos defienden la ideología de su tiranía propietaria) los asfixia la responsabilidad de contar entre “los mejores de la fraudulenta lista de la Federación” y de haber ganado las dos ediciones anteriores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s