A VECES TIENEN QUE VER PARA CREER

Por Andrés Pascual

Josh Hamilton siempre ha estado ahí, con ese mundo de condiciones que le hacen el jugador mas completo de las  Grandes Ligas, al modo mío de ver el asunto; pero el tipo tiene otra herramienta: nadie tiene su elegancia en el terreno de juego, por lo que luce bien hasta ponchándose.

Sin embargo, el outfielder solo ha llamado la atención de la prensa, sobre todo hispana, cuando atentó contra su vida durante el período negro de alcohol y drogas que puso en peligro todo a su alrededor; o cuando, como hace poco, se tomó un par de tragos y estuvo en vilo su permanencia en el club del Viejo Oeste.

Mientras se manejó la información de que los Vigilantes hubieran podido deshacerse de sus servicios, el soslayo, actitud prejuiciada de los que cazaban hasta hace poco, como al Vellocino de Oro, el primer jonrón de Pujols para la franquicia que lo sobrepagó, era la política con respecto a Hamilton.

Yo sé que en la crónica “hispana” no sobra “la sapiencia”, incluso ni la originalidad, pero se debería tener un poco de más respeto por el respetable, al que están arrastrando al abismo de vicios por selección en que se encuentra, por lo menos, el 75 % de la prensa deportiva en español de Estados Unidos.

Voy a repetirlo, Josh Hamilton siempre ha estado ahí, luciendo sus facultades, cubriendo terreno, tirando a las bases con fuerza y precisión, corriendo mucho mejor que aceptable y matando a palos a los pitchers contrarios. Ya fue MVP, ya ganó un liderazgo en carreras impulsadas y un campeonato de bateo.

Si sus números no se están manejando para el Salón de la Fama, será por los años que perdió entre la enfermedad y la recuperación, los que, si hubiera jugado, posiblemente fueran los mejores de la Liga Americana desde hace rato.

Pero, como le sucedió a Clemente, que necesitó acabar en la Serie Mundial de 1971 para que el fanático, sobre todo americano, incluso la prensa, “descubriera” que el individuo que jugaba el jardín derecho de los Piratas estaba a un paso de los 3,000 hits y no solo eso, sino que era uno de los mejores peloteros vistos en mucho tiempo, el mejor pelotero de hoy en las Mayores tuvo que convertirse en el # 16 en conectar 4 jonrones en un juego, además, con un doble en tarde perfecta de 5-5, colocarse como el bateador con más bases recorridas con sus batazos, 18, en el Joven Circuito.

Definitivamente, a esta prensa hay que referirse de la forma como lo hizo Jesús respecto a los incredulos: “Alabados los que no necesitaron ver para creer”, a pesar de que estos cronistas ven, poco pero ven, solo lo que les interesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s