Cobb, Greenberg, Kaline y Turkey Stearnes son la ciudad de Detroit

Por Andres Pascual

Todas las ciudades veteranas del béisbol de Grandes Ligas, a través de sus diferentes etapas, han contado con jugadores considerables en el rango de trascendentales o símbolos de la franquicia con sede en “el barrio”. La clase atlética; pero, sobre todo su personalidad en el terreno, justificada en el carácter de liderazgo, los colocan en niveles de privilegio y superior a otros a la hora de mencionar nombres que se identifican plenamente con el club; a la vez que este con ellos.
Para los representantes de la ciudad automotriz e incubadora de la Motown Records, estos jugadores son Ty Cobb, Hank Greenberg y Al Kaline para los Tigres, o Turkey Stearnes como reflejo en la pelota sepia.
Ty cobb no solo fue la gran figura de los bengaleses durante la era de la bola muerta y parte de la década de los 20’s, sino que, con Babe Ruth, son los dos peloteros más publicitados de la historia, nivel propagandístico no alcanzado ni por Ted Williams ni por Walter Johnson ni por ningún otro de cualquier época.
Apodado “El Melocotón de Georgia” porque nació en Atlanta y tenía su tez de color rosado-rojiza, es el bateador de más alto promedio ofensivo en toda su carrera con .367. Ganó 12 champion bates y bateó sobre .400 dos veces .420 en 1911 y .409 en 1912.
A través de sus 25 campañas en Grandes Ligas, Cobb obtuvo un sinfín de liderazgos por temporadas y fue dueño del récord de bases robadas en una temporada con 96; su marca de por vida son 892 estafas.
A mediados de los 80’s cayó su récord de hits de 4191, superado por Pete Rose, que lo puso en 4256 en 24 temporadas y muchas más veces al bate.

Cobb asistió a 3 Series Mundiales, todas con Detroit, en las que promedió para un anémico .262 si se considera la clase de bateador que fue…
En esas apariciones en el Clásico de Octubre robó 4 bases, a razón de 2 en 1908 y otras 2 en 1909; pero en 1907 no pudo estafar.
Hank Greenberg fue la gran estrella del Detroit en el período comprendido entre 1930-1946. Bateó .313 de por vida en 13 años y el ultimo lo jugó con los Piratas de Pittsburg. Encabezó 4 veces la Liga Americana en jonrones y 4 en carreras impulsadas.
En 1938 bateó 58 jonrones y en 1937 impulsó 183 carreras; también lideró 2 veces el Joven Circuito en dobles, una en slugging y dos más en bases por bolas recibidas.
Asistió a 4 Series Mundiales en las que promedió .318 con slugging de .624, conectó 7 dobles y 5 jonrones e impulsó a 22 corredores con otras 17 anotadas. Jugó al lado de algunos de los mejores peloteros de todos los tiempos como el catcher Mickey Cochrane y el intermedista Charles Gehringer; además del pitcher zurdo Al Newhouser, todos miembros de Cooperstown.

Al Kaline nació en Baltimore y fue considerado un “baby bonus”, porque lo firmaron en 1952 a los 17 años, al siguiente, 1953, debutó en Grandes Ligas con solo 18 y, a los 20, en 1955, ganó el champion bate de la Liga Americana con .340 de promedio. Fue una estrella desde su etapa colegial que se mantuvo brillando a través de 22 campañas en las Mayores. El año que ganó el campeonato de los bateadores, también se adjudicó el de hits con 200.

El promedio general de Al Kaline en 22 temporadas como jardinero derecho de los felinos fue de .297; pero superó los privilegiados 3000 hits con 3007; impulsó 1587 carreras y anotó 1622; bateó 399 jonrones. Se le reconoce como el más grande jardinero derecho defensivo de todos los tiempos; su seguridad y elegancia al fildear no tienen comparación en la posición del rightfield.
Jugó en la Serie Mundial de 1968 y contribuyó a derrotar a los Cardenales de Bob Gibson al batear para .379 con slugging de .655, dos dobles y dos jonrones; además, anotó 6 e impulsó 8 carreras.
Por los Tigres de Detroit han pasado muchísimos estrellas, algunas pertenecen al Salón de la Fama; pero ninguno tan emblemáticos como los integrantes de este trío que, además de pertenecer a Cooperstown, significan para la historia el nombre y la esencia de los bengaleses.

Turkey Stearnes fue uno de los mejores bateadores del circuito sepia, capaz de producir enormes promedios y considerables cantidades de jonrones, es un  inmortal de Cooperstown, por lo que, como Cobb, Greenberg y Kaline, merece un lugar como el 4to. sello distintivo de la ciudad automotriz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s