Andres Fleitas cumple 95 anos

Por Andrés Pascual

 

Hoy
cumple lo que casi es una friolera de años de vida uno de los últimos peloteros
cubanos capaces de exhibir, con absoluta autoridad, el calificativo de leyenda
del juego, el catcher e infielder Andrés Fleitas.

El
villareño del Central Constancia acaso sea, junto a Conrado Marrero, que llegó
al siglo en Cuba, los últimos miembros vivos de la original novena Casa Stany,
que convirtieron en el Cienfuegos Casa Stany cuando la inscribieron en la Liga
Nacional de Beisbol del circuito unionista amateur.

Pero
Fleitas y el Premier son los últimos jugadores vivos del Almendares de la 2da
parte de la década de los 40’s y Andrés el único que puede contar como jugador
lo que pasó el día que Mike González cambió al rightfielder por un jugador de
cuadro y hacia ese territorio se produjo la línea bateada por, precisamente,
Andrés Fleitas. El glorioso ex catcher me ha confesado que la línea, conectada
sobre un lanzamiento afuera, tuvo efecto, lo que hubiera sido difícil “hasta
para Dimaggio”, fue durante el último juego de la serie de desempate
Habana-Almendares que decidió el campeonato 1946-67.
Cuando a Jorge Pasquel se le calentó la cabeza con la idea absurda de
competir contra el Beisbol Organizado, Fleitas fue uno de los que abandonó una
carrera promisoria, que culminaría en los Gigantes de Nueva York y firmó con el
azteca por una cantidad realmente buena, pero de futuro incierto como lugar de
trabajo; entonces dejó el Jersey City clase Doble A donde jugó 1943-44 y se fue
a los Industriales de Monterrey en el período 1945-47.
Después estuvo con el Chattanooga, sucursal también Doble A del
Washington durante 4 años, pero ya sin oportunidad de Grandes Ligas.

Con
los Havana Cubans de la Liga Internacional de la Florida se mantuvo 3 campañas
y, el primer año de los Cubans Sugar Kings en la Internacional Triple A,
Fleitas estuvo poco tiempo con ellos.

Uno
de los jugadores cubanos que actuaron con los 4 equipos del campeonato
invernal, fue seleccionado MVP de 1946-47.

El
recio bateador recibió el no hit no run que lanzó contra Venezuela el 21 de
febrero de 1952, en Panamá, el importado Tomás Fine, que reforzó al Habana
desde el Marianao en la IV Serie del Caribe, el juego concluyo 1-0.

En
estos momentos Andrés se recupera de anomalías de salud.

No
solo un baluarte del beisbol profesional, sino uno de los símbolos de los
Azucareros del Hershey, que fue seleccionado al equipo Cuba en 1939, 41 y 42.
Hacemos votos por la pronta recuperación del amigo y excelente persona,
con el deseo de que cumpla 100 más de los que tiene casi su gloriosa y valiosa
existencia.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s